Calzado
El calzado impuesto por la vida en sociedad y la marcha sobre suelos artificiales perjudican las propiedades naturales del pie.

 

En general, zapatos, calcetines y órtesis deben respetar la biomecánica del pie, favorecer la ventilación cutánea, no impedir la libertad de los dedos, evitar el deslizamiento del pie hacia delante y favorecer la estabilidad transversal.

Recomendaciones: probarse los pares de zapatos nuevos al final del día (pies hinchados) sobre plano duro, elegir número respecto al dedo más largo o evitar costuras a nivel de dedos.

En niños, no usar deportivos diariamente, ya que se abusa del efecto demasiado amortiguador y los materiales sintéticos que favorecen la sudoración y la maceración.

Los calcetines han de ser de fibra natural como el algodón mezclado con fibras sintéticas, mejorando así la higiene (transpiración) y la comodidad mecánica en zonas de fricción.
  CLÍNICA ESTÉVEZ. Clínica podológica.